Sabían ustedes que el kak iq fue declarado Patrimonio Cultural Intangible de Guatemala en el año 2007. Éste junto a tres platillos más constituyen ese Patrimonio, los cuales se convierten en *intangibles constituídos por aquella parte invisible que reside en espíritu de las culturas. Existen sociedades que han concentrado su saber y sus técnicas, así como la memoria de sus antepasados en tradición oral. Engloba los “modos de vida”, los derechos fundamentales del ser humano, los sistemas de valores, las tradiciones y las creencias.

A esta definición hay que añadir la capacidad de transformación que lo anima, y los intercambios interculturales en que participa. El patrimonio intangible está constituido, entre otros elementos, por la poesía, los ritos, los modos de vida, la medicina tradicional, la religiosidad popular y las tecnologías tradicionales de nuestra tierra. Integran la cultura popular los diferentes idiomas, lenguas, los modismos regionales y locales, la música y los instrumentos musicales tradicionales, las danzas religiosas y los bailes festivos, los trajes, la cocina, los mitos y leyendas, las adivinanzas y canciones de cuna, los cantos de amor y villancicos, los dichos, juegos infantiles y creencias mágicas.*

*Bella definición de lo que significa un patrimonio intangible como tal.

En Del Alma nos encanta consentir el corazón de las personas y creemos que los sabores nos transportan a otros tiempos, nos rodean del amor y el cariño de seres queridos que quizás ya no están, o bien, se encuentran lejanos. Es por ello que dedicamos menús como éste y rendimos homenaje a nuestra tierra, herencia de nuestros antepasados, con recetas que han sido transmitidas de generación en generación.

En el caso personal me lleva a recordar a una amiga cobanera de la familia muy cercana, que cada cumpleaños o fecha especial ponía su esmero en hacer este platillo. Transportaba desde su natal Cobán a sus ayudantes para realizar el tradicional kak iq y sopa de tortuga. Yo disfrutaba comer los famosos pochitos, que son los tamalitos que acompañan el kak iq, me parecía a mis siete u ocho años que el kak iq era “comida de adultos”. No supe sino fue de adulta con la cocina como herramienta y mi fabulosa coordinadora lo que es este platillo, delicioso por excelencia y bien nombrado Patrimonio. Me encanta servirlo en reuniones, las primeras pruebas las hicimos para celebrar hace un año el cumpleaños de mi padre, la familia y amigos salieron encantados, en cuenta un amigo de Cobán, lo cual me hizo sentir mucho orgullo por el equipo de cocina y su sazón. Para el kak iq no hay fechas especiales, pero como toda buena comida, lo mejor es compartirla sobre una mesa entre familia y amigos, esos amigos que hemos decidido llamar familia.

Les invito hoy a probar esta exquisitez de la cocina guatemalteca,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.