Estamos sobre las fiestas de fin de año. Han iniciado los vientos fríos y las fiestas con la familia y amigos. Una de las fechas favoritas para mi es el cuarto jueves del mes de noviembre. Aunque es una tradición propiamente estadounidense, algunas familias chapinas lo hemos adoptado.

Y porqué adoptar una tradición anglosajona? Cuenta la historia que al transcurrir de los años mil seiscientos cuando españoles e ingleses aún habitaban tierras norteamericanas junto a los nativos, celebraban con una fiesta conmemorativa, una cena en agradecimiento a la tierra por la buena cosecha, cada otoño realizaban esta fiesta, la cena consistía en cocinar un pavo o bien gallinas de guinea, acompañada generalmente de una ensalada de ejotes.

Tanto en Canadá como en Estados Unidos es una fiesta esperada y muy celebrada, con ella arrancan las festividades y las compras. En la actualidad, hay inclusive un desfile que marca el inicio de una temporada.

Que porqué lo conmemoramos en casa? Hemos comprendido que durante al año, los días pasan muy de prisa, la familia en sus quehaceres diarios no se detiene a hacer un recuento de las Bendiciones que día a día Dios nos regala como individuos y los lazos que se vuelven más fuertes al hacer este ejercicio. En casa hacemos una oración general y cada uno da las gracias por los éxitos y los aprendizajes que el año nos dejo. Adoptamos esta tradición y les invito a que puedan hacer este ejercicio con los suyos, es símbolo de unidad y de aprender a agradecer en familia y saber que Dios es bueno. El universo siempre conspira para que lo mejor sea lo que suceda, aunque no lo entendamos muchas veces, que mejor que hacerlo alrededor de una mesa con familia o bien con amigos.

Les compartimos el menú de temporada!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.